foto
17 de agosto de 2017

Un nuevo proyecto mejorará la calidad de vida de 3.900 mujeres, niños y niñas víctimas de violencia en Marruecos

Enfermeras Para el Mundo, la asociación marroquí REC (Red Espacio Ciudadanía) y el Ministerio de Salud de Marruecos, con el apoyo financiero de la AECID, son los encargados de poner en marcha esta acción en Tánger-Tetuán.

La violencia contra las mujeres, las niñas y los niños es quizás la violación de los Derechos Humanos más frecuente en Marruecos.  Este fenómeno aparece como un método educativo y un modo de regulación social culturalmente admitido. La situación de exclusión social provocada por la pobreza, el paro, el analfabetismo, la desestructuración  familiar, la poligamia o la ausencia de políticas sociales eficaces son las principales causas de la vulneración de los derechos de las mujeres, las niñas y los niños. 

El  objetivo del proyecto es mejorar el  acceso de las víctimas y supervivientes de violencia a los dispositivos de atención y protección, mediante el apoyo a las instituciones, para mejorar así el seguimiento y la evaluación de la atención a las mujeres, niños y niñas supervivientes y víctimas de violencia. 

Esta iniciativa tiene como eje fundamental proporcionar un apoyo a la sociedad civil y las instituciones gubernamentales en el ejercicio de la  protección y no vulneración de sus derechos humanos frente a la problemática de la violencia contra la mujer y la infancia. 

Entre todas las actividades del proyecto, destacan la elaboración de módulos de formación sobre la atención a las personas afectadas por la violencia intrafamiliar, la creación e impresión de materiales de información y sensibilización o la creación de unidades de atención a nivel provincial. También se formará al personal implicado en la gestión y seguimiento de estas unidades, se reforzará el servicio jurídico de la REC y se organizarán sesiones de sensibilización y formación a favor de mujeres y hombres sobre los Derechos de las Mujeres y en materia de Derechos de las niñas y los niños, siempre desde un enfoque de género.

Se espera que alrededor de 4.000 mujeres, niños y niñas puedan ser atendidos por los servicios de salud y reciban atención a través las unidades de atención a las víctimas de violencia de los centros hospitalarios en la región y que más de un millar de mujeres y hombres sean sensibilizados en materia de derechos humanos y reciban formación jurídica sobre el código de la familia, matrimonios precoces, divorcio o violencia de género. También se prevén acciones educativas en el ámbito escolar y que 1.200 estudiantes de entre 15 a 20 años de 4 centros de Tánger se sensibilicen sobre derechos humanos, enfoque de género y reciban educación sexual.

Con la puesta en marcha de este nuevo proyecto, EPM pretende continuar incidiendo en la lucha contra todos los tipos de violencia contra la mujer y la infancia, y proporcionar herramientas de ayuda para las víctimas y supervivientes de la violencia de género, basadas en la formación, la sensibilización de los agentes de cambio y el refuerzo de las capacidades de estas personas.

                    


Entidad auditada y tranparente
Compártelo en:
Facebook
Twitter
Youtube