foto
23 de octubre de 2017

8 de Marzo: Enfermeras Para el Mundo tiene mucho que conmemorar

Hoy es 8 de Marzo y queríamos publicar algo específico que conmemorase el día, ya que es un día importante para nosotras como mujeres y como profesionales de enfermería

Hoy es 8 de Marzo y queríamos publicar algo específico que conmemorase el día, ya que es un día importante para nosotras como mujeres y como profesionales de enfermería. Se celebra el Día Internacional de la Mujer y San Juan de Dios, patrón de la Enfermería. A pesar de que aparentemente parecen temas inconexos, pronto nos dimos cuenta que ambas conmemoraciones tienen una gran relación y además, fueron fundamentales para el nacimiento de la ayuda humanitaria y en consecuencia de nuestro trabajo como ONG.

Quizás os preguntéis como hemos llegado a esta conclusión, pues empecemos por el principio.

¿Sabéis quien es Florence Nightingale? Si sois personal de enfermería seguro que la conocéis, fue una mujer inglesa que vivió en el siglo XIX y está considerada la fundadora de la Enfermería moderna. Fue pionera en su trabajo, porque coordinó el primer grupo de enfermeras civiles que era enviado a una guerra, la de Crimea, para atender a los soldados heridos en el frente . Esto hoy en día puede parecer de lo más obvio, pero en aquella época solo los servicios sanitarios propios del ejército desempeñaban estas tareas.

Pocos años después de la guerra de Crimea, el suizo Henry Dunant fue testigo de la batalla de Solferino y quedó traumatizado después de ver el estado y el trato a los soldados heridos. El impacto fue tal, que decidió reclutar a un grupo de mujeres voluntarias para que atendiesen a los soldados; inspirado por el trabajo que había realizado Florence Nightingale en Crimea.

Pasado el impacto de la batalla de Solferino, Henry Dunant escribió un libro donde expuso la necesidad de crear una organización neutral que proporcionara cuidados a los soldados heridos. Esta idea fue recibida con entusiasmo por otros cuatro hombres que decidieron crear en el Comité Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja.

Gracias al trabajo de estos 5 hombres, que hicieron llegar sus ideas a políticos, diplomáticos y jefes de estado, se firmó en 1863 por parte de 12 estados la I Convención de Ginebra, entre ellos España. Esta Convención será la precursora de otras Convenciones que en el futuro darán lugar al Derecho Internacional Humanitario, base de nuestro trabajo como ONG. En España, la Cruz Roja fue introducida por la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, fundada por nuestro patrón y que se conmemora hoy, 8 de marzo.

Años después de la creación de la Cruz Roja, Henry Dunant declaró que «A pesar de que soy conocido como el fundador de la Cruz Roja y el promotor de la Convención de Ginebra, es a una dama que todo el honor de esa convención es debido. Lo que me inspiró a viajar a Italia durante la guerra de 1859, fue el trabajo de Miss Florence Nightingale en Crimea».

Gracias a esta influencia y a la creación de la Cruz Roja, cada vez se hizo más habitual que en cada conflicto armado, los ejércitos contasen con personal civil cualificado como personal sanitario. Pero fue durante la I Guerra Mundial cuando el papel de la enfermería y el de la mujer sufrieron una gran revolución. Durante los años que duró la guerra, fueron las mujeres las que tuvieron que realizar los trabajos que en ese momento estaban destinados únicamente a los hombres, ya que estos tuvieron que partir al frente como soldados. Ellas eran quienes cuidaban a los gaseados, a los mutilados y a los enloquecidos por la situación en las trincheras. Y lo hicieron a menudo con riesgo de su vida, debido a su obligada permanencia cerca de los frentes y algunas en las propias trincheras. A mitad de la guerra, casi todas las ambulancias eran conducidas por mujeres, así como los tranvías, los camiones urbanos y las operaciones telefónicas. Es difícil imaginar la vida rutinaria y agotadora de todas ellas, con el marido y los hijos en el frente, y tener que cuidar al resto de la familia que quedaba en casa que estaban a su cargo, después de una jornada agotadora.

Pero una vez acabada la guerra, y con la vuelta de los hombres del frente, la mujer siguió ocupando una parte importante de esos espacios y se acentuó la lucha por la igualdad y la vindicación de los derechos sociales, políticos y económicos.

Una lucha que sigue en la actualidad, y que las mujeres de todos los rincones del mundo reivindicamos el 8 de Marzo.

 


Entidad auditada y tranparente
Compártelo en:
Facebook
Twitter
Youtube