foto
22 de octubre de 2017

Con la Trata no hay Trato

El 23 de septiembre se celebra el Día Internacional contra la Explotación Sexual y el Tráfico de Mujeres, Niñas y Niños.

EPM lleva años enviando personal sanitario enfermero a Bolivia, en concreto al Refugio Sartasim Kullakita de La Paz, gestionado por la Fundación Levántate Mujer. Allí nuestras voluntarias han trabajado con niñas y adolescentes que tienen una problemática común, todas ellas han sido rescatadas por ser víctimas de Violencia Sexual Comercial (VSC), lo que comúnmente se denomina Trata de personas.

A su regreso nos han transmitido su asombro ante la situación que han vivido allí, primero por el desconocimiento que en general tenemos sobre la Trata y segundo y más importante por las condiciones en las que estas niñas llegan. EPM no podía cerrar los ojos ante esta situación, y se decidió junto a la Fundación Levántate Mujer abrir una línea de trabajo para luchar contra la Trata en Bolivia.

Su existencia obedece a factores complejos y multicausales de orden económico, cultural y social, expresados en condiciones de pobreza, en la existencia de una pujante industria del sexo generada por la oferta y la demanda, en patrones sociales y culturales que responden a sociedades machistas y patriarcales que cosifican el cuerpo de mujeres, niñas y adolescentes, en la indiferencia de algunos sectores del Gobierno y la sociedad, en discriminación, falta de acceso a la educación y salud de algunos grupos poblacionales y en el trabajo infantil, entre otros elementos que confluyen y fortalecen esta dinámica delictiva.

El perfil sociocultural de estas niñas víctimas de Trata no responde a un único patrón, aunque si bien es cierto que muchas pertenecen a los estratos sociales más bajos y vulnerables, que ven la “oportunidad” que les ofrecen los tratantes como una posibilidad de conseguir dinero y ayudar a sus familias, muchas otras pertenecen a estratos sociales medios o altos que ven esta “oportunidad” como una forma fácil de conseguir dinero para pagar sus caprichos pero en ambos casos sí que se encuentran patrones de familias desestructuradas o que no les prestan la suficiente atención lo que les hace más vulnerables y fáciles de engañar y acaban confiando en personas que aparentemente les prestan la atención que demandan.

La magnitud del daño que ocasiona a sus víctimas es dramático, debido al deterioro físico y emocional que conlleva y a la percepción negativa que les deja sobre la sexualidad, asociándola a maltrato, miedo, violencia, poder, dinero, vergüenza y culpa.

En Bolivia la Trata con fines de VSC se ha ido incrementando en los últimos años, está considerada como un país de origen, tránsito y destino de este ilícito que tiene a las mujeres, adolescentes y niñas como sus principales víctimas, pues de los 1.330 casos abiertos por el Ministerio Público en los últimos años, el 73% corresponden a esa población, solo durante el primer semestre de 2016 se reportaron 200 casos.

Por ello, desde EPM, junto con la Fundación Levántate Mujer, trabajamos en 3 ámbitos fundamentales para intentar acabar con este terrible delito: Capacitación a las autoridades locales para mejorar la coordinación entre ellas y mejorar el desempeño de su personal para que proporcione a estas niñas una atención digna y adecuado y así sean más eficaces las acciones de prevención y erradicación de la trata; con la población más vulnerable, niñas, niños y adolescentes que se encuentran en edad escolar, realizamos labores de sensibilización, proporcionándoles información sobre la existencia de esta situación que los está acechando y también sobre las situaciones de riesgo que deben evitar; realizamos labores de incidencia para que tanto la sociedad como las autoridades públicas sean conscientes de esta situación y se busquen las medidas oportunas para mejorarla; y por último trabajamos con las víctimas de la Trata con fines de VSC rescatadas y derivadas por los servicios municipales para conseguir reinsertarlas en la sociedad, una vez que hayan superado las secuelas físicas y psicológicas y tengan un proyecto de vida con las formaciones y capacitaciones profesionales que reciban.  

 

 


Entidad auditada y tranparente
Compártelo en:
Facebook
Twitter
Youtube