foto
15 de diciembre de 2017

La violencia de género tiene muchas caras

20 de octubre de 2017: 41 mujeres asesinadas a manos de sus parejas o exparejas en lo que va de año en España. Esta realidad muestra claramente la necesidad de, un año más, hablar del 25 de noviembre como día Internacional Contra la Violencia Contra Las Mujeres. Pero es importante tener en cuenta que hablar de violencia contra las mujeres o violencia de género no es solo hablar de agresiones físicas y/o sexuales o de asesinatos. Las Naciones Unidas definen la violencia contra la mujer como "todo acto de violencia de género que resulte, o pueda tener como resultado un daño físico, sexual o psicológico para la mujer, inclusive las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la privada".

Por ello, poner un único foco en la cuestión de la violencia física nos aleja de entender por qué se sigue conmemorando este día como emblema de lucha, pues la violencia contra las mujeres tiene un carácter estructural en la sociedad que va mostrando sus diversas caras en el día a día, mucho antes de manifestarse como agresión y legitimándose con la cotidianeidad.

¿De qué violencia contra las mujeres hablamos? Hay algunos ejemplos que nos pueden ayudar a visibilizar cómo se articula la violencia de género en nuestro día a día.

1. Violencia económica: son aquellas conductas que de manera directa o indirecta suponen obstáculos para las mujeres en cuanto a su acceso de manera equitativa a recursos económicos y/o patrimoniales, desde el salario hasta la tierra o vivienda. Como muestra, la denominada “brecha salarial”: es la diferencia, expresada en porcentaje, de salario entre mujeres y hombres. ¿Sabías que actualmente en España, para cobrar el mismo sueldo anual en el mismo empleo, las mujeres tendrían que trabajar dos meses más al año? Dicho de otra manera, ellas dejan de estar remuneradas al mismo nivel durante 59 días al año; según datos de la Comisión Europea.

 

2. Violencia sexual: se considera así toda conducta que amenace o vulnere el derecho de las mujeres a decidir sobre su propia sexualidad, incluyendo cualquier acto de contacto o acceso sexual no deseado; sin importar la relación de parentesco. Las estimaciones mundiales publicadas por la OMS indican que alrededor de una de cada tres mujeres en el mundo (35%) han sufrido violencia física y/o sexual de pareja o violencia sexual por terceros en algún momento de su vida.

 

3. Violencia simbólica: se ejerce de manera indirecta a través de mensajes, valores, iconos, … estereotipados que reproducen relaciones de poder desiguales y discriminación hacia las mujeres, naturalizando la subordinación y desvalorización de estas a nivel social. Esta es una de las más difíciles de identificar, pero también una de las más peligrosas. Encontramos muchos ejemplos en los medios de comunicación y audiovisuales: películas o música en la que la dominación del hombre se muestra como rasgo atractivo o anuncios de detergente en los que solo salen mujeres, reforzando la idea de ellas como únicas que se ocupan de las tareas de casa.

 

4. Violencia psicológica: son las conductas, actitudes, mensajes, comentarios, … que, de una manera muy sutil, causa un daño emocional, reduce la autoestima de las mujeres y merma su desarrollo. Puede ser mediante amenazas e insultos o de manera menos visible aislando, haciendo comparaciones destructivas o vigilando constantemente cada movimiento de la mujer. Según datos de 2015 del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, el 25,4% de las mujeres residentes en España de 16 o más años han sufrido violencia psicológica de control y el 21,9% violencia psicológica emocional.

La violencia de género produce graves problemas físicos, psicológicos, sexuales y reproductivos para las mujeres a corto y a largo plazo, pero también tiene un elevado costo económico y social. Es por ello que debe abordarse como un problema social, para que la solución sea una respuesta real e integral. Con esa visión, Enfermeras Para el Mundo, como organización comprometida con el desarrollo social y la igualdad de género, continúa trabajando por la erradicación de la discriminación y violencia contra las mujeres en todos sus ámbitos y contextos de intervención.


Entidad auditada y tranparente
Compártelo en:
Facebook
Twitter
Youtube