foto
17 de julio de 2018

Enfermeras Para el Mundo y la Lucha Contra la Malnutrición en Mauritania

Mauritania es uno de los países del Sahel (zona de transición entre el desierto del Sahara y la sabana) más afectado por la crisis alimentaria y nutricional, arrojando índices muy elevados de mortalidad materna e infantil (510 mujeres fallecidas durante embarazo/parto por cada 100.000 nacidos vivos y 12% de niños muertos con menos de 5 años), debido en gran parte a las carencias en nutrición, salud, agua y saneamiento.

La tasa de desnutrición aguda global oscila entre el 6%[1] y el 13%. Estos valores esconden disparidades zonales y regionales, así como incrementos entre grupos poblacionales vulnerables (bebés de 6-59 meses y mujeres embarazadas o lactantes) y étnico-sociales marginales. La penosa situación nutricional nacional se ha agravado por una desastrosa acumulación de circunstancias: La expulsión de pescadores artesanales senegaleses (enero 2017) provocó desabastecimiento  y  subida de  precios del pescado fresco (25-50%),  el aumento de los impuestos aduaneros para productos agrícolas marroquíes (feb. 2017) provocó subida de precios en frutas y verduras (aumento 15-20%), pero sobre todo la escasísima precipitación registrada durante la estación lluviosa pasada (junio-septiembre 2017) impidió la siembra en zonas no irrigadas y se prevé un verdadero desastre en el estratégico sector de la ganadería (camellos, vacas, ovejas y cabras), que sufrirá un enorme revés por la ausencia de pastos y provocará, si no se toman medidas, la muerte de un elevado porcentaje de las cabezas de ganado (entre Enero y mayo 2018) y la ruina de sus propietarios.

Históricamente las grandes ciudades mauritanas han estado excluidas de los programas internacionales de lucha contra la desnutrición hasta que se comprobó que los barrios periféricos de Nuakchot sufren tasas de desnutrición similares e incluso mayores a las de otras zonas rurales aisladas. Esto se debe tanto por el grado de pobreza extrema, como por la condición de migrantes y refugiados de gran parte de su población. La gran sequía que estamos sufriendo este año, provocará otra gran migración nacional que convertirá aún más si cabe los barrios periféricos de Nuakchot en refugio de familiares y conocidos venidos de las zonas agrícolas y ganaderas del interior del país.

Nuestro proyecto, “Fortalecimiento del Derecho a la Alimentación y reducción de la malnutrición en niños y mujeres embarazadas y lactantes en situación de pobreza extrema en El Miná, Nuackchot, Mauritania” financiado por el Parlamento de Andalucía, se ubica en las zonas más aisladas del departamento periférico municipal de El Miná (concretamente en los barrios de Worf, Mendez, Dar-el-Beida y Samia). Esta zona se compone por un cinturón de chabolas y barracas sin apenas servicios sanitarios, donde malviven más de 30.000 personas paupérrimas, provenientes de las castas más bajas de la sociedad mauritana. Allí los hombres trabajan en la pesca artesanal (determinada por la estacionalidad de las especies), realizan trabajos de estiba en el puerto comercial internacional aledaño o trabajos jornaleros eventuales. En el caso de las mujeres, viudas o repudiadas con niños, sobreviven mayoritariamente gracias a la mendicidad.

El proyecto se dirigirá a reforzar el sistema sanitario de atención a las mujeres y niños de menos de 5 años que sufren malnutrición y a mejorar la resiliencia de una población extremadamente marginal y vulnerable, con el apoyo institucional y técnico del Ministerio de Salud a partir de la Dirección Regional de Asistencia Sanitaria de Nuakchot Sur y el logístico de la ONG local Santé Globale, centrándonos en la identificación y tratamiento de  bebés de (6-59 meses) y mujeres embarazadas o lactantes (amamantando a bebés de menos de 6 meses), que presenten problemas de malnutrición aguda.

Las actividades del proyecto consisten básicamente en: a) la realización de dos campañas de encuestas (2.600 encuestas) sobre el terreno para la identificación de beneficiario/as malnutrido/as y aportar datos sobre la magnitud de la inseguridad alimentaria y la desnutrición en la zona; b) el tratamiento sistemático de la malnutrición aguda en 2 Centros de Tratamiento de Malnutrición Moderada (CRENAM) habilitados gracias al proyecto y derivación de los casos más graves (CRENAS y CRENI más cercanos)[2]. Para ello se formará al personal sanitario encargado de administrar los tratamientos a los pacientes afectados de malnutrición; c) la sensibilización sobre buenos hábitos en nutrición e higiene a través de visitas a las familias de madres y niños desnutridos, campañas de sensibilización comunitaria a 800 mujeres en los dos CRENAM, y charlas y demostraciones culinarias enseñando a las madres a preparar complementos nutritivos con ingredientes locales y de bajo coste.

Concluir resaltando el gran reto que supone para Enfermeras Para el Mundo   ejecutar directamente un proyecto de lucha contra la malnutrición en barrios periféricos marginales de una gran ciudad africana (de más de un millón de habitantes), así como las expectativas que sin duda se abrirán de continuar apoyándoles en otras cuestiones en el ámbito de la salud.


[1] Évaluation de la situation nutritionnelle des enfants en Mauritanie : Enquête SMART post-rêcolte. Unicef, Usaid 2014. 

[2]    CRENAS: Centros de tratamiento de la malnutrición aguda Severa. Estos servicios se ofrecen a nivel de Centros de Salud y Puestos de salud con atención ambulatoria para niños/as con apetito moderado o bueno y que no presentan complicaciones médicas.
  CRENI: Ofrece sus servicios a nivel hospitalario, en las Unidades Especializadas en Nutrición o hospitales regionales para los niños/as que sufran una malnutrición aguda severa con apetito mediocre y/o que presenten complicaciones.


Entidad auditada y tranparente
20
Compártelo en:
Facebook
Twitter
Youtube