foto
24 de abril de 2018

Luchar para la igualdad contra la discriminación y la violencia: una cuestión de derechos humanos

Mejorando la coordinación y la calidad de los servicios de atención a las mujeres víctimas de violencia en la Región de Souss Massa, Marruecos

La vinculación entre discriminación y violencia contra las mujeres ha quedado demostrada alrededor del planeta, pues siguen siendo problemáticas universales enraizadas en la mayor parte de sociedades debido a los desequilibrios de poder y a las desigualdades estructurales entre hombres y mujeres. “La violencia contra la mujer, que menoscaba o anula el goce de sus derechos humanos y sus libertades fundamentales en virtud del derecho internacional o de los diversos convenios de derechos humanos, constituye discriminación, como la define el artículo 1 de la Convención.” (Recomendación general N ° 19 del Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer)

El enfoque de la violencia contra la mujer como una cuestión de derechos humanos empodera a las mujeres convirtiéndolas en titulares activas de derechos, al tiempo que se impulsa una respuesta univoca, holística y multisectorial. Y es que para la prevención de la violencia contra las mujeres, son esenciales tanto el convencimiento social como la voluntad política para lograr la igualdad sustantiva entre hombres y mujeres. En aras de eliminar la violencia y la discriminación, hacen falta esfuerzos comprensivos, coordinados y sostenidos, adoptándose medidas legales y jurídicas, económicas y sociales, de servicios, de concienciación y educación. Al mismo tiempo que, para la elaboración de políticas, análisis y respuestas eficaces, es esencial contar con datos sobre las diversas formas de violencia contra la mujer y sobre la forma en que afectan a distintos grupos de mujeres. 

Así, tanto el rol de los movimientos como de las organizaciones de y para las mujeres, se convierten en clave para la movilización social en la lucha contra la violencia y su prevención, sobre todo junto y con los hombres. Y este es el caso en Marruecos, pues ha sido gracias a la acción de las asociaciones de mujeres y de derechos humanos que se ha visibilizado la problemática de la violencia de género, trabajando tanto por los derechos de las mujeres, como sensibilizando a la población y haciendo incidencia política des de hace muchos años.

Es el caso de la Asociación Marroquí de Planificación Familiar, con quién EPM está llevando a cabo su tercer proyecto en el país en este ámbito, actualmente en las seis provincias de la región de Souss Massa, con el apoyo de la AECID. Marruecos cuenta con una ya larga experiencia gubernamental de iniciativas para impulsar la igualdad y la integración de los derechos de las mujeres en las políticas públicas des del nivel nacional al local, como fue el caso del plan “Icram” 2012-2016. En este marco, se ha querido garantizar el derecho a la salud de las mujeres víctimas de violencia (MVV) a través de la mejora de la capacidad de acción de las unidades de atención a las mujeres, el refuerzo de la colaboración y una mejor coordinación, y el desarrollo del sistema de información y seguimiento de las actividades de lucha contra la violencia de género. En esta línea, la Dirección de la Población del Ministerio de Salud (DPMS), ha elaborado el plan de acción para la institucionalización de la atención de las MVV en el sector de la salud, con la elaboración de una guía que abarca las herramientas de atención integral médica, médico legal, psicológica y social.

En este contexto ya favorable a nivel institucional y de sociedad civil, el proyecto “Refuerzo de la atención de las mujeres víctimas de violencia de género desde un enfoque multidisciplinar e integral con los actores locales y nacionales en la Región de Souss Massa (Marruecos)”, fue concebido conjuntamente entre la AMPF, EPM y la DPMS, partiendo de la base de que violencia contra las mujeres supone un freno a la igualdad de género y constituye un atentado contra los derechos humanos además de un problema de salud pública, haciendo necesario trabajar de forma coordinada para contribuir a la eliminación de todas las formas de violencia contra las mujeres. 

Este proyecto quiere convertirse en una iniciativa innovadora y piloto en el país, proponiendo el trabajo conjunto, coordinado y simultaneo de todos los actores implicados en este ámbito, desde un enfoque multidisciplinar e integral en la atención a las MVV. Así, se invitará a actores tanto de todos los ámbitos ministeriales, instituciones gubernamentales y servicios públicos colindantes, como a las asociaciones de todas las provincias trabajando en la atención de las mujeres, a formar parte del comité intersectorial de lucha y prevención de la violencia de género. Con la finalidad de, desde un mismo conocimiento y entendimiento sobre la problemática y su respuesta, coordinar sus actuaciones y acciones para ir al unísono, estableciendo una hoja de ruta en la acogida y acompañamiento a las mujeres, a quienes deberán hacer conocedoras de la misma. 

Y justamente la mejora del acceso a los dispositivos de atención a las mujeres víctimas y supervivientes de violencia de género, y de la calidad de los servicios prestados a las mismas, son también objetivos clave del proyecto, y serán objeto también de debate e intercambio de buenas prácticas a nivel nacional. Al mismo tiempo, se quiere uniformizar el sistema de información que tanto los servicios de salud y de justicia como las asociaciones utilizan, para homogeneizar la recogida de datos y poder unificarla en la medida de lo posible, para tener mejor conocimiento sobre la prevalencia y tipos de violencia en la región y mejorar y adaptar las respuestas que deban darse. 

El proyecto impulsará acciones de sensibilización e incidencia en la región y una campaña mediática a nivel nacional (sobre derechos humanos y enfoque de género, lucha contra la violencia, y educación y derechos sexuales y reproductivos), así como formaciones (acogida, atención y acompañamiento a las víctimas de violencia, derechos de las mujeres, DSSR y planificación familiar; técnicas de colecta y explotación de datos estadísticos; y la divulgación de la guía de la DPMS).

Se beneficiarán en la región de Souss Massa:

2500 mujeres de edades comprendidas entre los 18 y 80 años que acuden a los servicios de atención a las víctimas de violencia de la región;

70 profesionales y gestores de los centros de salud urbanos y rurales (médicos/as, enfermeras/os, matronas, médico legistas, y responsables directos e indirectos de los centros);

Los trabajadores y miembros de las asociaciones de la cadena de atención a las MVV sumadas al proyecto;

1.500 mujeres de los barrios y comunas empobrecidas de las zonas de intervención se beneficiarán de las informaciones transmitidas por los agentes formados en el marco del proyecto.


Entidad auditada y tranparente
20
Compártelo en:
Facebook
Twitter
Youtube