foto
17 de noviembre de 2018

Trabajando para mejorar la salud sexual y reproductiva de más de 14.000 senegalesas

Finaliza un proyecto financiado por la Junta de Castilla La Mancha en la región de Sédiou, una de las regiones más castigadas por la morbimortalidad materno infantil.

326 parteras tradicionales de Senegal, han sido formadas en salud sexual y reproductiva a través de un proyecto financiado por la Junta de Castilla La Mancha. Esta iniciativa ha sido llevada a cabo, por Enfermeras Para El Mundo y su socio local la Región Sanitaria de Sédhiou, entidad perteneciente al Ministerio de Sanidad y Acción Social ante la necesidad de formar a parteras tradicionales y de estructuras sanitarias para mejorar la salud materno infantil en una de las zonas más pobres del país.

En Senegal, apenas un 13,7% de las mujeres tienen la última palabra en lo que respecta a su propia salud. En la mayoría de los casos, es el cónyuge, aconsejado por su madre; la suegra de la mujer, quien toma las decisiones en lo referente a la salud familiar, de la mujer y los/as hijos/as. En relación a la salud sexual y reproductiva en Senegal, datos oficiales revelan que el 32% de las muertes de mujeres entre 15 y 49 están directamente ligadas al embarazo y al parto. Según la Encuesta Demográfica y de Salud de Senegal 2016 el 51% de las madres dio a luz en su propio domicilio, sólo el 33% de los partos fueron atendidos por personal cualificado, y el 5% restante lo hizo sin asistencia de ningún tipo. El 25% de los partos fueron asistidos por matronas tradicionales sin la formación adecuada. Además, las mujeres de esta zona de elevada pobreza practican una sexualidad más precoz y tan sólo el 2% hace uso de métodos anticonceptivos, carecen en su mayoría de formación e información sobre salud sexual y reproductiva y desconoce la necesidad de acudir a estructuras sanitarias adecuadas o ser atendido por personal cualificado. 

Involucrar a todos

Este proyecto  de un año y medio de duración se ha enfocado en el empoderamiento de las mujeres y con él se ha contribuido a mejorar sus capacidades de atención a madres y bebés, involucrando a los hombres en la importancia de los cuidados durante el embarazo, el parto, el postparto y los cuidados al recién nacido para reducir la morbi mortalidad maternoinfantil en la región.

Esta formación ha supuesto también una mejora muy considerable tanto a nivel económico como social para las participantes de las formaciones del proyecto ya que muchas de ellas han pasado a formar parte del sistema de salud recibiendo por ello una retribución económica mensual. Otras, se han integrado en el sistema Bajenu Gox, lo que les aporta un estatus social de gran valor en el seno de sus comunidades. 

Madrinas de la comunidad

Las Banjenu Gox, han sido un punto clave para este proyecto. La Banjenu Gox, es una mujer sumamente respetada en las comunidades locales por su estatus de mujer sabia y gran comunicadora. La expresión Banjenu Gox significa algo parecido a “madrina de la comunidad” en castellano, y son un modelo a seguir como mujeres independientes y valoradas, de carácter y gran peso específico en las comunidades, por lo que ser una de ellas o estar ligada de manera directa a las Banjenu implica, en definitiva, que mejoren las condiciones de salud de mujeres y niños. Una de las principales funciones de las B.Gox, es la de dirigir a las mujeres hacia las estructuras sanitarias que pueden y deben utilizar en salud reproductiva, especialmente antes, durante y tras el parto, trabajo para el que es necesaria la colaboración de todas las mujeres de las comunidades, madres, hijas, abuelas, bisabuelas. Esta es una función social, independiente de religión o clase social. En este ámbito, el proyecto ha prestado especial atención a la interculturalidad de la sanidad, ya que aunque Sedhiou goza de un gran equilibrio interétnico y sociocultural, esta diversidad está presente en la vida diaria de los profesionales sanitarios, ya sean médicos, enfermeros, matronas, parteras, etc…,y si bien es cierto, que ciertas etnias tienen más preferencia por ser atendidas por profesionales de su misma etnia, en este proyecto, también se ha trabajado para que la cobertura sanitaria sea universal y profesional dejando a un lado cualquier barrera al margen de aspectos socioculturales. 

En concreto, desde enero de 2017  se ha formado a 150 parteras tradicionales comunitarias y 176 de estructuras sanitarias en identificación de signos de peligro en el embarazo, parto y post parto, pautas de intervención en la CPN y CPoN (Consulta pre natal y post natal) prevención de transmisión de enfermedades tales como el VIH de madres a hijos y la importancia de la planificación familiar, mostrando distintos métodos que se adapten a su vida cotidiana. 

Esta iniciativa da continuidad al apoyo que la Junta de Castilla la Mancha da desde 2006 a EPM en Senegal en su lucha por mejorar la calidad de vida de las personas más vulnerables.

 

 


Entidad auditada y tranparente
20
Compártelo en:
Facebook
Twitter
Youtube