foto
18 de junio de 2019

Cocinas que dan vida

Comienza en Perú un nuevo proyecto para mejorar la salud de las familias campesinas

En el de marzo ha dado comienzo en Limatambo (Región de Cusco) un proyecto pionero para Enfermeras Para el Mundo, que busca mejorar la salud de 20 familias del medio rural y proteger el medio ambiente. Este proyecto, que lleva como título “Viviendas saludables con cocinas mejoradas para la promoción de la salud de las familias y protección del medio ambiente en las comunidades campesinas de Limatambo”, tiene como objetivo principal contribuir al derecho a la salud de la población en el medio rural.
Junto con el Instituto de Educación y Desarrollo Agropecuario “Pachamamata Ruruchisun” -EDUAGRO- y el Cabildo de Gran Canaria, esta iniciativa busca mejorar las condiciones de salud y alimentación de familias campesinas con escasos recursos socioeconómicos a través dos ejes de intervención: la construcción en los hogares y el uso adecuado de cocinas saludables, así como alacenas, refrigeradoras y reposteros ecológicos y el fortalecimiento de la capacidad de las familias para preparar, proteger y conservar los alimentos en condiciones de salubridad y de forma respetuosa con el medio ambiente.
Además, para informar y concienciar a la población beneficiaria en materia de educación para la salud, se van a organizar una serie de eventos en forma de campañas de promoción y difusión de hábitos saludables y de concurso y degustación platos de comida saludables.

Se inhalan sustancias contaminantes en la preparación de alimentos

El 30,2 % de la población empobrecida de Perú prepara sus alimentos a fuego abierto, inhalando una inmensa variedad de sustancias contaminantes (monóxido de carbono, partículas, benceno, 1-3 butadien y formaldehido) que se expanden al interior de las mismas y de manera prolongada, dado que diariamente se quema de biomasa para cocinar. Esta exposición prolongada a los contaminantes producidos por el humo aumenta la incidencia de las infecciones respiratorias agudas sobre todo en las mujeres, ya que, como consecuencia de los roles de género impuestos, son quienes se dedican a la tarea de cocinar.
Existe relación entre el mayor tiempo (en años y horas) de exposición de humo contaminante, y el contagio de enfermedades pulmonares obstructivas crónicas, cáncer de pulmón, infecciones respiratorias agudas, infecciones oculares, exacerbación de asma bronquial y bajo peso al nacer en bebés.
Del mismo modo, además, las cocinas tradicionales aprovechan sólo entre el 10 a 15% de la energía almacenada en la leña y por cada kg de leña consumido se emite a la atmósfera 1.8 kg de CO2, lo que en un año equivale a 6.6 toneladas de CO2 emitido al ambiente. El continuo uso de leña suma negativamente a la emisión de Gases de Efecto Invernadero, impactando en el planeta y la calidad de vida de las personas.
Ante este problema de salud y medioambiental, Enfermeras Para el Mundo, ha priorizado esta nueva línea de trabajo que va a permitir una mejora sustancial de la población en esta zona del país.

Viviendas poco saludables

En Perú, las viviendas en las que habitan las familias en la mayor parte de las comunidades rurales son edificaciones tradicionales andinas que han sido construidos por ellas mismas. Carecen de asistencia técnica, no tienen acabados en pisos y paredes, en su mayoría son de un solo nivel, tienen corrales para los animales y están rodeadas de cercos. Respecto al material predominante en las paredes, el 70.6% tienen paredes de adobe y el 28.6% son de la piedra que se encuentra en la zona. Estas viviendas no cumplen con las condiciones de habitabilidad y seguridad necesarias pues no cuentan con servicios de agua y saneamiento, alumbrado, condiciones de abrigo (calefacción) suficientes, así como energía en la cocina (y la distribución de ésta dentro de la casa) ni protección necesaria, realidad que vulnera el derecho humano a la vivienda adecuada a este grupo de población.

 

 

 


Entidad auditada y tranparente
20
Compártelo en:
Facebook
Twitter
Youtube