foto
23 de octubre de 2017

Enfermeras Para el Mundo y el Gobierno Municipal de Santa Cruz de la Sierra finalizan el proyecto Santa Cruz Saludable financiado por la AECID

El proyecto ha permitido mejorar la atención sanitaria en el municipio boliviano y formar a decenas de profesionales de la salud

En noviembre de 2009 se inició el proyecto “Santa Cruz  Saludable: Promocionando la Salud para Mejorar la Calidad de Vida de la Familia y la Comunidad”, financiado por la Agencia Española de Cooperación Internacional y Desarrollo (AECID).   

Santa Cruz es la ciudad de Bolivia con el mayor crecimiento poblacional, por la migración interna y de los países vecinos, y, aunque actualmente es el polo de desarrollo del país, también es la ciudad que más problemas y necesidades de salud tiene: dispone de la mayor incidencia de casos de VIH/sida y altas tasas de mortalidad materna.  Esta ciudad presenta, además, un alto déficit de personal sanitario.  Frente a este panorama, Enfermeras Para el Mundo y la AECID han apostado por invertir en el fortalecimiento de la atención primaria con una estrategia de promoción de la salud.

El objetivo de este proyecto ha sido el de mejorar el acceso de la población a los programas de promoción de la salud que son responsabilidad del sistema público de atención primaria, mediante la mejora de las capacidades institucionales y humanas de las gerencias de red, los servicios de primer nivel, las organizaciones sociales, la comunidad y otras instituciones públicas. Las acciones llevadas a cabo han cubierto 14 centros de atención primaria de salud en las redes norte y sur de esta capital de departamento.

Finaliza, después de tres años, el proyecto llevado a cabo por el Gobierno Municipal de Santa Cruz de la Sierra, la Oficialía Mayor de Desarrollo Humano OMDH, la Dirección Municipal de Salud y EPM. No obstante, sus acciones continuarán de la mano del sistema público de salud y las organizaciones sociales locales de esta área en Bolivia. 

Este proyecto ha contribuido claramente a mejorar las coberturas de los programas de salud sexual y reproductiva, nutrición, tuberculosis, enfermedades transmisibles y crónicas, entre otras.  

El fortalecimiento del primer nivel de atención, base fundamental de todo el sistema sanitario y el responsable de mantener saludable a la población, mejora de manera esencial los servicios de mayor complejidad.

Entre los resultados alcanzados se destaca la sensibilización y formación en el desarrollo de acciones de prevención y promoción de más de 70 profesionales sanitarios y de 200 agentes comunitarios de salud.  Además, en el último año del proyecto se han impartido talleres de educación para la salud a más de 3000 personas, sobre todo adolescentes escolarizados y grupos organizados (grupos de mujeres,  policía y ejército).

Otro aspecto valioso del proyecto ha sido el fortalecimiento de espacios y estructuras para el desarrollo de la promoción de la salud. Es imprescindible destacar dos resultados: la conformación y funcionamiento de seis Comités Locales de Salud y el fortalecimiento de los espacios intersectoriales para la salud.  Los Comités Locales, formados por personas elegidas democráticamente por sus comunidades, tienen la función de trabajar conjuntamente con los servicios de atención primaria para planificar, ejecutar y evaluar el funcionamiento de los centros sanitarios. En cuanto a los espacios intersectoriales, se ha logrado establecer un espacio para la coordinación entre los sectores de educación, justicia, salud y gobiernos locales (ayuntamientos de distrito), lo que ha permitido un mayor impacto y cobertura de las acciones de promoción de la salud comunitaria. 

Enfermeras Para el Mundo está presente en Bolivia desde 2005, donde ha llevado a cabo una decena de proyectos y cinco ediciones del programa de voluntariado internacional.  Su objetivo principal en el país es fortalecer los sistemas de salud públicos, sobretodo de primer nivel desde una perspectiva integral, contribuyendo al ejercicio de los derechos humanos, especialmente el de salud, educación, alimentación y acceso al agua.  En Santa Cruz durante los últimos siete años, EPM ha beneficiado directa e indirectamente a cerca de 500 mil personas, sobre todo mujeres y niños/as. 


Entidad auditada y tranparente
Compártelo en:
Facebook
Twitter
Youtube